Novedades

16 jun 2012

“Aprendí a tener libertad”

Manuel Moretti

Entrevista. Manuel Moretti. El cantante de Estelares cuenta intimidades del nuevo CD, “El costado izquierdo”.

Arranque de nota de rock. Manuel está en un bar a punto de tomar un café. Tiene un abrigo cerrado hasta el último botón y afuera corre un viento capaz de decapitar. “Bien caliente, por favor”, ordena frotándose las manos como si fuera Messi antes de un partido… Mejor zafemos de la crónica cronológica, y ya que queremos preguntar, preguntemos.

Un comienzo posible es el hit (uno de ellos) de “El costado izquierdo”, nuevo disco de Estelares. En el tema “ Rimbaud”, Manuel, hay frases como “¿Te acordás cuando éramos la vanguardia”, “Eramos toda la novedad” o “Nadie nos podía imitar”. Pareciera que te empezaste a extrañar a vos mismo.

Es una canción fuerte. Quizá sea el segundo corte, pero más allá del mundo de la difusión, Rimbaud me representa de cuando estaba formándome como hombre sensible de bellas artes, de drogas y de La Plata como cobijo de tantos momentos viscerales… ¿Si me extraño? Mmm, sí, está bien el juego.

Siguiendo con el hit, en la canción te preguntás “Dónde estarán ahora los olores que nos supieron liberar”. ¿Dejaste de fumar? ¿Marihuana decís? Sí, pero es lo de menos. Yo me picaba. Fijate que la canción también dice “Dónde estarán ahora todos los colores”. Era una experiencia pesada. Era eso, ácidos, y todo por amor al desarrollo de un oficio. Yo vengo de los ejercicios de expansión de conciencia, y para expandirse había que consumir todo lo que se pudiera. Igual, yo siempre fui éste, y no porque haya conseguido una vida de mucha ruta con una banda, dejé de ser aquella persona.

De las criaturitas artísticas, ¿el rockero es el más fácilmente aburguesable? En mi caso vivía colgado del planeta mongo. Sin comer, sin dormir, con poco dinero, arreglándomelas para encontrar mecanismos de contención. El burgués no estaba y ahora tampoco está. La única diferencia entre aquél y éste es que hoy grabo de un modo menos artesanal. Pero la cabeza siempre está un poco más allá, como diciéndome: Ey, dale, mové e l culo, Manuel . Después reemplacé las drogas por el alcohol, que apareció como bajativo para poder dormir. En realidad fui supliendo adicciones hasta que me convertí en padre. Mi hija ya tiene seis años.

“Sistema nervioso central”, “Una temporada en el amor” y, ahora, “El costado izquierdo”. ¿Se pusieron más básicos, más sensoriales? Lo racional de Sistema…

no era algo defensivo. En este disco jugamos con las impresiones, con lo que no se pueden controlar. En la canción Hasta que llegues , por ejemplo, canto “Se desarmó el viejo disfraz/tengo alas en mis puños”. Es un síntesis interesante. Hay cuestiones que ya no me preocupa controlar. Si quiero meter vientos, los meto; si quiero hacer un canción ochentosa, la hago. Aprendí a tener libertad.

También aprendiste a hacer estribillos.

Juanchi (de Pericos) nos produjo artísticamente y él me pedía que metiera estribillos. Sí, aprendí.

¿La canción está haciendo mal? Digo, ¿los dictados del género no terminan tipificando, aplastando…? Sigue siendo la hermosa posibilidad que encontré para poder comunicar una idea. Es el reservorio donde aprendí a salvarme.

Ustedes llegaron lejos: Estelares es la cortina principal de los pronósticos del tiempo en TN… No, no es broma, Manuel.

Sí, y Ella dijo (hitazo de Sistema nervioso central ) es la canción por excelencia de las hinchadas en los últimos tres años. Pero después de ese disco empezamos otra investigación. Salimos del power pop, con estribillos imposibles de no cantar, y nos metimos en un retorno emotivo y testimonial.

Por Hernán Firpo

Clarín

Shows

ver más
Dunlop

Powered by WP Bannerize

Flecha

Powered by WP Bannerize

Seguinos en:

Suscribite a nuestras noticias!

Loading...Loading...


ir arriba